Buscar este blog

domingo, 9 de agosto de 2020

ES0794 - ESPAÑA // Catedral de Guadix


Eva María Clemente

La catedral de la Encarnación de Guadix es un templo catedralicio de culto católico, situado en la ciudad de Guadix, provincia de Granada, España. Su construcción se inició en el siglo XVI y terminó a mediados del siglo XVIII. Es de estilo Gótico tardío, renacentista y Barroco.En su primera fase constructiva se reaprovechó la construcción de la Mezquita Mayor, que se levantaba en este mismo lugar anteriormente. El nuevo templo se erigió bajo la advocación de la Encarnación de la Virgen en el año 1492,  sin embargo la totalidad del proceso constructivo abarca desde el siglo XVI hasta el XVIII. En su fábrica son visibles varios estilos como son el gótico, el renacimiento, el manierismo, el barroco y el neoclásico, siendo el barroco el más destacable y el que da más identidad al edificio. Será, de hecho, en el siglo XVIII, cuando la construcción sufra un impulso de mayores dimensiones, fundiendo los estilos anteriores con los nuevos elementos propios del barroco. Entre los años 1510 y 1520, al antiguo edificio musulmán ya reaprovechado, se le añaden nuevos cuerpos de carácter gótico. Estos son el coro y sus dos colaterales, junto con las bóvedas, hoy prácticamente ocultas bajo los elementos del barroco, para poco después ampliar los píes del edificio. Poco a poco se van sucediendo las reformas, tratándose casi siempre de ampliaciones. Así, con la colaboración de Diego de Siloé en el año 1549, se añaden los elementos renacentistas, construyéndose bajo este estilo la cabecera, el perímetro exterior, el cuerpo inferior de la torre y de la capilla de San Torcuato, esta última siguiendo una forma redonda. Más tarde, con la rebelión de los moriscos en el año 1568 y su posterior expulsión, se paralizan las obras hasta finales del siglo XVI. Es esta época aparece como arquitecto Juan de Vega, con un proyecto para la capilla mayor que no puede llevarse a cabo por falta de fondos. Poco después se termina el segundo cuerpo de la torre y la bóveda de la sacristía. Hasta estas fechas, en el año 1632, sigue formando parte del edificio de alguna de las estructuras de la antigua mezquita. Ya en el siglo XVIII, concretamente en 1713, se vuelven a retomar las obras y con ellas la elaboración de un nuevo proyecto pocos años después de la mano del maestro mayor de la catedral de Jaén, Blas Antonio Delgado. Es nombrado como maestro mayor  de la catedral de Guadix Vicente Acero,  adecuado a los nuevos estilos artísticos y, con el apoyo del Rey Felipe V, se continúa la construcción. Más tarde, en el año 1718, se cambia de nuevo la dirección de la obra, nombrando como maestro mayor a Gaspar Cayón de la Vega. Este compartirá la dirección en años posteriores con el antiguo maestro Vicente Acero, combinándose los diferentes elementos y estructuras de cada uno de los arquitectos. También se les unirá el retablista Francisco Hurtado Izquierdo, siendo tarea casi imposible diferencias que pertenece a cada uno de ellos. El interior se divide en tres naves separadas por pilares compuestos por columnas de diferentes ordenes que sujetan arcos formeros, crucero, y cabecera, acompañada por la capilla mayor, más un tramo de ampliación. Todos estos espacios se cubren con bóveda de crucería, exceptuando la capilla mayor, cubierta con cúpula y presidida por un tabernáculo de carácter neoclásico con la escultura de la Inmaculada. Destaca la cúpula sobre pechinas ubicada entre el altar mayor y el crucero, con claraboyas alveoladas y una linterna de pequeñas dimensiones. Además de estas estructuras, existe una fantástica girola de cinco tramos que comunica con el presbiterio a través de arcos de medio punto y por la que se accede a la sacristía con portada del siglo XVI. La construcción de la gran fachada barroca de la catedral, llamada de la Anunciación, abarca igualmente varias décadas, comenzando el primer cuerpo en el año 1754 y terminando el remate realizado por el arquitecto Domingo Thomas en el año 1799, aunque algunos de los elementos de la fachada fueron realizado ya entre el siglo XIX y XX. De gran originalidad, la fachada presenta contrafuertes al sesgo, formados por tres columnas cada uno, en cada uno de los cuerpos a modo decorativo, siendo las del cuerpo inferior de orden compuesto formando parte de la decoración iconográfica dedicada a San Pedro y los Siete Varones Apostólicos, obras pertenecientes a Mª Ángeles Lázaro. Las del segundo cuerpo de orden corintio, acompañando la decoración dedicada a la Virgen y con temas marianos, destacando la escultura de la Anunciación, obra de Antonio Moyano y las del cuerpo superior emplean estípites, flanqueando de manera recargada el medallón central de los Borbones  y sobre él, rematando la fachada, numerosos pináculos y bolas y una inscripción conmemorativa del año 1799. La fachada que da hacia la calle Santa María del Buen Aire, de carácter más sencillo, Es también del siglo XVIII. Está dedicada al apóstol Santiago y es obra de Francisco Moreno. Destaca la inscripción de una lápida romana incrustada en el muro, alusiva a Aurelio Vero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario