Buscar este blog

domingo, 15 de marzo de 2015

TR0035 - TURQUÍA // Mezquita Nuruosmaniye


Cristina Vera

La mezquita Nuruosmaniye ocupa el lugar central entre el resto de los edificios del complejo, es decir, la madrasa, el imaret, la bibiloteca, la tumba, el sabil, la fuente y las tiendas que los rodean. Esta mezquita constituye el ejemplo más representativo del barroco en la arquitectura otomana; para su construcción, el sultán Mahmud I hizo que trajeran planos de iglesias de Europa. Contrató a un maestro constructor griego llamado Simon y ordenó que se construyera un edificio similar al de estos planos, que finalmente no pudieron seguirse debido a la oposición de los religiosos. Por la topografía del lugar, la mezquita se construyó sobre un basamento y las entradas se situaron al final de anchas y altas escalinatas. La sala de oración se levantó conforme al modelo tradicional y está cubierta por una cúpula de 25,75 m de diámetro. Sin embargo, el patio rectangular que en las mezquitas otomanas clásicas se encuentra frente a la sala de oración se sustituyó por un patio poligonal con pórticos y sin fuente. Otra importante característica del edificio es la forma poligonal del volumen saliente del mihrab y la semicúpula que lo cubre. Los extremos este y oeste del pórtico de los rezagados presentan sendos alminares con dos balcones y un remate de piedra. Los pórticos a lo largo de las fachadas oriental y occidental de la sala de oración se unen a una galería que da al extremo sur de la sala de oración. El pórtico de la cara este era el palco del sultán y se accedía a él por una rampa. El interior de la sala está rodeado por galerías altas que recorren los muros este, oeste y norte. El mihrab y el minbar de mármol presentan molduras perfiladas. La cúpula, que se apoya sobre una imposta cuadrangular, domina todo el edificio y asciende produciendo un gran efecto plástico. Los pronunciados perfiles de los arcos principales, la conexión de dichos perfiles con los contrafuertes de las esquinas por medio de ondulados arbotantes, así como el apoyo de los balcones del alminar sobre ménsulas circulares en lugar de filas de mocárabes, suponen innovaciones dentro de la arquitectura otomana. Las grandes cornisas con molduras, el uso de líneas curvas para conectar las cornisas con las esquinas y los soportes superpuestos en los muros son características vinculadas a la arquitectura europea. El edificio, completamente revestido de mármol, presenta una decoración muy elaborada. Uno de los aspectos más notables de la mezquita es la aplicación de elementos decorativos propios de los estilos arquitectónicos empleados. En lugar de elementos tradicionales, se utilizaron formas occidentales reinterpretadas. Las formas clásicas de arcos y capiteles de columnas han cambiado. Los efectos estéticos se acentúan con arcos curvados y ondulantes, ménsulas, curvas en C o S, elementos con perfiles redondeados, relieves diversos y marcos decorativos. En el interior del edificio se leen destacadas inscripciones escritas por célebres calígrafos de la época. La mezquita Nuruosmaniye es uno de los edificios barrocos otomanos más importantes. Ocupa un lugar privilegiado dentro de la arquitectura otomana por su patio poligonal sin fuente y el absidal del mihrab, y se mantiene fiel, por otra parte, a los espacios tradicionales de oración con una sola cúpula.



No hay comentarios:

Publicar un comentario