Buscar este blog

miércoles, 4 de febrero de 2015

RU0074 - RUSIA // El metro de Moscú


Svetlana (Postcrossing)


Las estaciones del Metro de Moscú, llamadas "los palacios subterráneos de Moscú", constituyen una de las principales atracciones de la ciudad. Las antesalas y salas se distinguen por su esplendor verdaderamente palaciego. Las estaciones del metro de Moscú son monumentos de la arquitectura, indisolublemente vinculados con la historia de Moscú y del país, en las cuales se han encarnado todas las etapas de desarrollo de la arquitectura nacional. Las estaciones antiguas, anteriores a la Guerra, representan un símbolo de la industrialización de la época. Los proyectos arquitectónicos posteriores a la guerra, reflejan la alegría de la Victoria y el orgullo por su pueblo. En años posteriores, se redujeron al mínimo los diseños artísticos de las nuevas estaciones (la más ascética es la línea "Filevskaya"). Sin embargo, recientemente ha retornado el interés en el metro como objeto arquitectónico. La decisión de construir el metro de Moscú fue adoptada el año 1931, aunque el primero de dichos proyectos, el ayuntamiento lo aprobó mucho antes de la Primera Guerra Mundial. La primera línea del metro de la capital ("Sokolnicheskaya" (línea roja), con 13 estaciones, tuvo sus primeros pasajeros el 15 de mayo de 1935. la nueva estación "Slavianski Boulevard" ("Bulevar Eslavo"), se inauguró el 7 de septiembre del año 2008 en la actual "Arbatsko-Pokrovskaya" línea (línea azul). Las estaciones "Mayakovskaya", Plaza de la Revolución, "Kropotkinskaya", "Komsomolskaya" (circular), "Novoslobodskaya" y otras están entre los monumentos más interesantes de la arquitectura de los años 1930—50. Algunas de ellas están oficialmente bajo protección del Estado. Las estaciones de metro moscovitas, durante la Gran Guerra Patria, sirvieron de refugios antiaéreos subterráneos. En la estación "Mayakovskaya" se encontraba la sede del puesto de mando de la defensa antiaérea de la ciudad, y en la estación "Kirovskaya" (actualmente "Chistie Prudi") el Estado Mayor Central. Durante la construcción del metro de Moscú, fueron utilizados más de veinte variedades de mármol, tales como piedra del Labrador, granito, pórfido, rodonita, ónice, y otros tipos de piedra para la construcción. Las instalaciones subterráneas están hermoseadas con estatuas, relieves, composiciones decorativas monumentales (pinturas, mosaicos, vidrieras y frescos) de los artistas más importantes del país. Los arquitectos y constructores del Metro de Moscú no sólo crearon un ambiente confortable para los pasajeros, sino le dieron a cada estación una imagen individual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario