Buscar este blog

domingo, 5 de enero de 2014

FR0282 - FRANCIA // Fauna pirináica


El Pirineo supone un lugar único para la contemplación de varias especies animales, por lo escarpado del terreno, que ha impedido hasta ahora la masificación humana, factor que es un peligro para la biodiversidad. Entra las casi 200 especies animales que sobreviven en la cordillera, destaca sobre todas la presencia del mítico oso pardo (Ursus arctos arctos), el cual, aún perseguido y esquilmado, parece recuperarse muy lentamente de su declive aunque su población apenas alcanza los 20-25 ejemplares. Entre los mamíferos destaca el rebeco, que pasó de encontrarse al borde de la extinción a comienzos del siglo XIX, hasta los 45.000 ejemplares actuales, historia igualmente repetida en el caso del ciervo o el corzo, extendidos por todo el monte bajo, así como el omnipresente jabalí. No ocurre igual con el bucardo o cabra montesa de los Pirineos, que se extinguió en el año 2000 entre la desidia y abandono de las autoridades. Abundan las marmotas, a las que se observa con frecuencia entre los pastizales alpinos. Mucho más difícil de ver es el desmán de los Pirineos, un pequeño y extraño insectívoro nocturno, endémico de esta cordillera y algunas áreas del Sistema Central. Destaca también la presencia de armiños, ardillas y erizos. En total existen una 42 especies de mamíferos en el Pirineo. Entre las aves, muy destacable es el quebrantahuesos. Extinto en casi toda Europa, es en el Pirineo donde la especie ha encontrado su último refugio, actualmente en expansión y proveyendo ejemplares para proyectos de cría y recuperación en los Alpes. Se cree que unas 90-95 parejas y 500-600 quebrantahuesos hoyan en los Pirineos. El gran depredador de los aires pirenaicos es el águila real, seguido de una amalgama de especies nocturnas y diurnas como son los abejeros, milanos reales o negros, halcones, cernícalos, búhos reales o el rarísimo mochuelo boreal que pasó de considerarse extinto, a ofrecer una población en torno a las 80 parejas; así como aves necrófagas, como el buitre leonado, el alimoche y el recién llegado en expansión buitre negro. En el bosque el urogallo, en claro peligro de extinción y muy afectado por el turismo masivo, parece en retroceso cuando se habla de la vertiente española (4 machos en Navarra, 75 en Aragón y unos 450 en Cataluña), y muy bien conservado en el área francesa (en torno a los 3.500 machos). Junto a él, unas 120 especies de pequeñas aves entre las que destacan el pito negro, pito real, pico dorsiblanco, torcecuello y treparriscos. En la alta montaña vive una de las más apreciadas especies pirenaicas, la perdiz blanca o lagópodo alpino. Las 700 parejas de este prodigioso y esquivo animal muestran que todavía es una de las últimas regiones vírgenes de Europa Occidental. El Pirineo cuenta con abundantes poblaciones de reptiles y anfibios, entre las que destacan la víbora aspid, el tritón pirenaico, la salamandra y la rana bermeja. Existen varios tipos de culebras, entre ellas la culebra bastarda, la culebra viperina y la culebra lisa europea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario