Buscar este blog

viernes, 30 de agosto de 2013

ES0467 - ESPAÑA // Catedral de Cartagena



En 1243, cuando el príncipe Alfonso emprende la campaña para conquistar el Reino de Murcia solicita al papa Inocencio IV la restitución de la diócesis de Cartagena, que había sido metropolitana en los tiempos anteriores a la dominación musulmana. En 1246 se materializa la reconquista de Cartagena y en 1248 el Papa encarga un estudio sobre los antecedentes de la Diócesis, que concluye con la bula Spiritus exultante que, el 31 de julio de 1250, dicta en Roma el citado papa comunicando a Fernando III de Castilla la restauración de la diócesis de Cartagena. El primer obispo de la nueva etapa de la Diócesis sería el franciscano Fray Pedro Gallego, confesor del propio príncipe Alfonso. A pesar de que la ciudad había perdido parte de su importancia durante el dominio musulmán, se mantenía el recuerdo de la antigua diócesis de la Carthaginense, basado en la antigua provincia creada por Diocleciano. La restauración de la sede episcopal obedecía a los deseos del rey Alfonso X de restituir el antiguo orden romano y se enmarcaba en su política imperial y en sus deseos de ser coronado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. La sede por tanto, se restituye. Existe discrepancia en los investigadores sobre si realmente se inició la construcción de una catedral en Cartagena. Las informaciones que nos ha llegado al respecto son muy confusas y nada concluyentes. En los documentos medievales y renacentistas este templo aparece nombrado como "Iglesia Mayor" y sólo empieza a denominarse como "Catedral Vieja" a partir del siglo XVIII. Para aumentar la confusión sobre este edificio, se da la circunstancia de que, hacia 1270, el rey Alfonso X el Sabio crea la orden militar de Santa María de España poniéndola bajo el patrocinio de una imagen medieval, la Virgen del Rosell y estableciendo su sede principal en un convento cisterciense de Cartagena, que podría ser este edificio. Durante el episcopado de García Martínez, el segundo obispo de la Diócesis, éste decide, con el consentimiento del rey Sancho IV y manteniendo el nombre de la Diócesis como Carthaginense, trasladar oficialmente la sede episcopal y el cabildo a Murcia, donde el obispo residía de facto desde hacía tiempo, este traslado se efectuó sin autorización del papa Nicolás IV. El templo perdió su condición de catedral, y pasó a ser iglesia parroquial, quedando de su malograda historia el nombre de la Diócesis. El ayuntamiento de Cartagena nunca estuvo conforme con el traslado de la diócesis, y son frecuentes a lo largo de los siglos las continuas demandas al Vaticano para la restitución del obispado. Con este motivo, se inició en el siglo XVIII la construcción de la actual iglesia de Santa María de Gracia, un gran templo de forma y dimensiones catedralicias, y que se construyó con la pretensión de convertirse en sede del obispado carthaginensis debido al mal estado en que se encontraba el edificio de la primitiva catedral. En la actualidad, algunos sectores de la ciudad, piden el retorno de la diócesis a la ciudad origen del obispado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario