Buscar este blog

jueves, 16 de agosto de 2012

UA0024 - UCRANIA // Monasterio de las Cuevas de Kiev


Antonio Martínez

En 1013 un monje asceta griego de nombre Antonio se establece en una cueva de las colinas cercanas al río Dniéper. Otros monjes siguen su ejemplo, construyen más cuevas y forman una comunidad, la misión de los monjes Antonitas. Las cuevas fueron construidas tanto en la parte alta («cuevas cercanas»), como en la parte baja de la zona («cuevas lejanas»). La fundación del monasterio se data en 1051, según la Crónica Primaria, bajo el reinado de Yaroslav el Sabio, rey del Rus de Kiev, por los monjes Antonio y Teodosio. El primero se encarga de las cuevas cercanas y el segundo de las lejanas, motivo por el cual también se conoce a las cuevas cercanas como cuevas de Antonio y a las lejanas como cuevas de Teodosio. El primer patriarca del recién fundado monasterio fue el metropolitano Hilarión de Kiev. Los príncipes de Kiev apoyaron generosamente el monasterio otorgando la tierra a los monjes, donado dinero y construyendo iglesias. Entre 1060 y 1062 se construyó en la zona de las cuevas lejanas el primer monasterio de madera. Años más tarde se empiezan a levantar otros edificios, entre ellos la primera construcción de la Iglesia de la Ascensión de la Virgen. Poco a poco se impone el monasterio como el centro religioso más importante del Rus de Kiev. En los siglos posteriores el Monasterio fue atacado varias veces: en 1096 por los cumanos, en 1240 las hordas mongolas al mando de Batu Kan invaden Kiev y destrozan el complejo y en 1482 los tártaros lo saquean y queman. Pero cada vez el monasterio fue reconstruido y expandido. En 1615 el archimandrita Yeliséi Pletenetski abre la primera imprenta. En 1631 el metropolitano Petro Mohyla funda la Escuela del Monasterio de las Cuevas. En 1668 le fue concedido al complejo monástico el título de Lavra, palabra eslava que se utiliza para designar a los monasterios ortodoxos de gran relevancia. Un incendio causó grandes desperfectos en 1718, el archivo y la imprenta fueron totalmente destruidos, diez años duró la reconstrucción. En este periodo se edificaron la mayoría de las iglesias que actualmente se pueden ver: la nueva Catedral de la Asunción de la Virgen, La Iglesia de la Puerta de la Trinidad, la Iglesia de Todos los Santos, etc. La construcción del Gran Campanario comenzó en 1731. Como última gran obra se levantó entre 1893 y 1895 el Refectorio. A finales del siglo XVIII se inició un periodo de creciente rusificación en Kiev. En 1921, tras la Revolución bolchevique, las autoridades soviéticas confiscaron muchas de las reliquias del monasterio y transformaron muchas de sus iglesias para otros fines. En 1926 se cerró oficialmente el monasterio y se transformó en un museo estatal, que entre otras cosas de temática socialista, daba hincapié, paradójicamente, a la propaganda antirreligiosa. En 1929 se clausuraron las cuevas. En la Segunda Guerra Mundial el complejo fue seriamente dañado tanto por las tropas nazis que invadieron, como por las soviéticas en la retirada alemana. La Iglesia de la Asunción fue minada y destruida completamente, desapareciendo con ella todos sus tesoros. Después de la Guerra el complejo fue restaurado y renombrado como Reserva Histórico-Cultural de las Cuevas de Kiev. De este periodo hasta 1961 se dejó a los monjes trabajar nuevamente en el monasterio y continuar con sus actividades religiosas, pero sin hacer propaganda ni proselitismo. En 1961 se volvió a prohibir toda actividad religiosa en el complejo y los monjes fueron expulsados. Fue hasta junio de 1988, gracias a la política de apertura de Mijaíl Gorbachov y con motivo de la celebración del milenio de la Iglesia ortodoxa, que se entregaron las cuevas lejanas con todos sus edificios a la Iglesia. En 1990 le fue devuelto a ésta el control total del complejo monástico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario