Buscar este blog

sábado, 18 de agosto de 2012

ES0086 - ESPAÑA // Extremadura y las cigüenas


Por San Blas, la cigüeña verás. Y por San José, y por san Juan, y por San Miguel, y por Todos los Santos... Ya no hace falta aguardar al 3 de febrero para contemplar estas aves sobrevolando las torres o escuchar el peculiar matraqueo de su pico. Desde hace algún tiempo permanecen todo el año en nuestro entorno sin abandonar sus hábitats como hacían antes cuando se aproximaba el invierno. En Extremadura han encontrado buenas y abundantes razones para asentarse hasta llegar a constituir una de las mayores colonias del país e incluso de Europa. De cada tres cigüeñas censadas en España una tiene una en esta comunidad. La población de 'ciconia-ciconia' -nombre científico de esta zancuda- ha experimentado un notable crecimiento en los últimos años. La Sociedad Española de Ornitología (SEO) contabilizó en 2004, año del último censo, cerca de 11.200 parejas en la región, prácticamente un 50% más sobre las 7.508 identificadas en 1994. Según esos datos, Extremadura acogería un tercio de la población de cigüeñas del país. En el recuento actual se tienen contabilizadas 33.217 parejas en todo el territorio español, récord que duplica la cifra obtenida en 1994 con un total de 16.643 parejas. La provincia cacereña es, con diferencia sobre el resto la que más 'peso' soporta por el número de nidos que alberga. En ese territorio se tienen controladas unas 7.000 parejas, más del 21% sobre la población nacional. En diez años los emparejamientos se han incrementado en un 60%. Por alguna razón, las cigüeñas han preferido los alrededores de Cáceres para construir sus nidos y fijar su residencia. El término municipal de la ciudad es la zona con mayor densidad de todo el país con más de 1.500 nidos repartidos en el entorno. Dentro de él se distinguen dos colonias de alta concentración con unos 150 nidos cada una. Un estudio de la organización Global Nature, dado a conocer en 2006, localizaba en la comarca del Tajo-Salor-Almonte nada menos que 1.344 nidos, un 14% más sobre el censo del 2004. La provincia de Badajoz aparece en segunda posición por número de parejas asentadas. Según el último censo de la SEO se contaron aquí hasta 4.155 parejas, número equivalente al 12% del total nacional. El incremento respecto al anterior es de algo más de un millar, poco más de un 33%. Que así demostrado que Extremadura es una buena tierra de acogida para estas aves a las que aún se les trata con respeto y consideración por los beneficios que reportan a la agricultura. En general, su distribución está asociada principalmente a los ríos y sus vegas, los basureros, los arrozales y las dehesas que con sus charcas y pastizales constituyen un hábitat muy favorable. La mayoría de los nidos se encuentran formando colonias ubicadas preferentemente sobre árboles; encinas, álamos y fresnos son los más frecuentes. Por el contrario, los nidos solitarios suelen aparecer en construcciones humanas como torres de iglesia, campanarios, ermitas, etc. Los postes de los tendidos eléctricos y telefónicos han convertido en puntos muy codiciados para establecer los nidos, dada la proliferación de cigüeñas. Es habitual encontrar instalaciones donde no queda un soporte libre a lo largo de kilómetros y kilómetros. En la carretera de Badajoz a Olivenza puede encontrarse una espectacular muestra de nidos. La 'querencia' que últimamente muestran estas aves por esos soportes crean no pocas dificultades ya que en determinadas circunstancias los nidos son causantes de cortocircuitos que interrumpen el fluido eléctrico. Al tratarse de una especie protegida las compañías de distribución y suministro han tenido que idear soportes especiales para el anidamiento y evitar así las averías. por la caída de palos Las mayores complicaciones se generan en los períodos de nidificación, que son los tres primeros meses del año: enero, febrero y marzo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario