Buscar este blog

sábado, 19 de mayo de 2012

TR0006 - TURQUÍA // Iglesia de San Juan

Alejandro León

Según se cuenta, san Juan -el evangelista- y la Virgen María, tras la muerte de Jesús, se instalaron en Éfeso dos veces: una entre los años 37 y 48 d.C. -con la Virgen María- y tras su muerte, San Juan acudió de nuevo a Éfeso para escribir su Evangelio en la colina que preside Selçuk, la llamada Ayasuluk. La creencia popular decía que los restos de San Juan estaban sepultados en una tumba del siglo IV, así que en el siglo VI, el emperador Justiniano erigió la impresionante Basílica de San Juan en la colina que albergaba sus restos. Con el paso del tiempo, los sucesivos terremotos y el robo de materiales la fueron convirtiendo en un montón de escombros hasta hace un siglo, cuando se comenzó a restaurar. Ya no conserva prácticamente nada del edificio original, pero sigue siendo un rincón que impresiona por su importancia histórica. Fue considerada una maravilla del Mundo y durante la Edad Media, miles de peregrinos acudían a la misma. Aún se conserva la puerta y los escalones de mármol de la entrada, que nos permiten hacernos una idea de lo grande que fue. Las vistas, desde dentro son muy bellas. Por todas estas razones, es un lugar que merece la pena visitarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario