Buscar este blog

miércoles, 23 de noviembre de 2011

HR0004 - CROACIA // Primera visita de Juan Pablo II a Croacia


Lidja (Pitiwee)

CRONICA DEL PRIMER VIAJE DE JUAN PABLO II A CROACIA EN 2003
El papa Juan Pablo II llegó el jueves a Croacia en el centésimo viaje de su papado: un recorrido de cinco días, decidido a seguir pidiendo tolerancia, paz y reconciliación en este bastión católico de los Balcanes que seguramente pondrá a prueba su endeble salud. El pontífice de 83 años, fue ayudado por sus asistentes a subir a un carro que circuló sobre un tapete rojo durante las ceremonias de bienvenida. Inmediatamente habló de su peregrinaje -incluidas dos visitas previas a Croacia- que le ha ganado el sobrenombre de papa viajero. Juan Pablo II ha viajado 575 días o un año y medio. Le doy gracias a Dios Todopoderoso por haberme permitido volver entre ustedes en ésta, mi centésima visita pastoral, dijo. Agregó que trajo con él su oración para la paz desde el corazón. Que aquellos que ejercen la autoridad civil y religiosa nunca se cansen de tratar de curar las heridas causadas por la guerra cruel y de rectificar las consecuencias de un sistema totalitario que durante largo tiempo trató de imponer una ideología opuesta al hombre y a su dignidad, señaló el Papa. A pesar de sus jadeos y el temblor de su brazo, el pontífice pronunció su discurso en croata, con voz clara y fuerte. Después abordó un catamarán para cruzar una bahía hasta el puerto de Rijeka, donde miles de peregrinos lo ovacionaban, cerca de los muelles.El avión en que viajaba el pontífice aterrizó en un aeropuerto insular en el mar Adriático, donde el presidente de esta ex república yugoslava, Stipe Mesic, lo esperaba en compañía de dirigentes eclesiásticos locales. La visita del pontífice, que el viernes irá a Dubrovnik, un puerto sureño devastado por la guerra, pondrá nuevamente a prueba su capacidad para superar sus problemas de salud y las limitaciones que sufre por su edad avanzada. La preocupación de los asistentes de Juan Pablo II se hizo manifiesta cuando el cardenal Ángelo Sodano, secretario de estado del Vaticano, sugirió que podría cancelarse un viaje a Mongolia, planeado para agosto. Es muy lejos, dijo Sodano a la prensa, e hizo notar que en la nación predominantemente budista hay 170 católicos y ningún obispo. También depende de la salud del Papa, agregó. A pesar de su dificultad para caminar y permanecer de pie, el pontífice parece más fuerte en meses recientes, sus asistentes insisten en que se debe a la terapia física y no a una medicina milagrosa. No está tomando semillas de papaya, bromeó Sodano, refiriéndose a versiones de que Juan Pablo II estaba siguiendo un tratamiento con papaya. El Papa no escondió su afecto por esta nación mayoritariamente católica: ofreció a los croatas una bendición con todo mi corazón en la víspera de su partida desde Roma y les pidió sus oraciones. Ellos respondieron con un profundo aprecio por el hecho de haber sido escogidos como destino del centésimo viaje papal. Cerca del 80% de los 4,5 millones de croatas son católicos y el Vaticano fue uno de los primeros estados que reconoció la independencia de Croacia en enero de 1992, seis meses después de haber declarado su independencia de Yugoslavia. Para la mayoría de los croatas el Papa es la máxima autoridad moral. Medio millón de fieles son esperados en Rijeka, Dubrovnik, y la ciudad costera sureña de Zadar, así como en las ciudades orientales de Osijek y Djakovo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario